sábado, 8 de octubre de 2011

SEMI-PRO. Argentina 4 Chile 1

Al ver el partido que hizo Chile queda claro que es un equipo sin trabajo, la improvisación es el único patrón que se ve en la cancha. La falta de instrucciones clara y de un estilo de juego marcado desconcierta a los jugadores, lo que genera una toma de decisiones erradas por parte de ellos. En la Copa América se apreció lo anterior, así que no es algo excepcional sino se está transformando en una constante.
Encuentro importante señalar que la generación de jugadores de la roja tiene mejor materia prima que el promedio de los jugadores en la historia de Chile, pero no son capaces de jugar solos ni son estrellas mundiales. Es necesario tener una selección con un idea de juego clara, instrucciones precisas para que el margen de error sea mínimo. En nuestra historia hemos visto como nos caemos mentalmente, es una realidad que no hay que negar y que reconoció Borghi en la conferencia de prensa (dijo que a los jugadores les afectó la publicación de hecha por el diario El Mercurio). De hecho debemos asumirla y buscar soluciones.
Debido a lo anterior es que la importancia del entrenador es FUNDAMENTAL en el fútbol y muchos han intentado “bajarle el perfil” a esta figura. He leído por ejemplo que la selección chilena con Bielsa jugaba de memoria, bueno esto demuestra trabajo, un estilo de juego con movimientos practicados una y otra vez. Entonces es justo decir que Chile era una maquinita bajo las reglas de juego de Bielsa, en cambio Chile hoy, tanto en defensa como ataca, no mostró ninguna idea y fue un equipo predecible. El entrenador de Argentina, Alejandro Sabella, con poco tiempo al mando de la selección leyó de gran forma el partido. Además Chile le facilitó el trabajo, ya que era evidente que los contragolpes de Argentina iban a ser letales. Para atenuar la responsabilidad del DT muchos podrían decir que existieron errores garrafales en la defensa, si es verdad existieron, pero hay que contextualizar el por qué del error. Para mí se produjeron por la falta de capacidad de reaccionar ante una situación no trabajada en la semana. El primer gol es la demostración perfecta, ya que de un tiro libre pesimamente ejecutado nació un contragolpe que no fue previsto como posibilidad por parte de nuestra selección, el resultado una contra que maximizó el talento del ataque argentino.
Es necesario estudiar al rival, al apreciar la formación de Argentina uno podía prever que Sabella iba a plantear un juego parecido al Estudiantes campeón de la Libertadores 2009. En resumen hay que hacer la pega.
Chile requiere de disciplina en el trabajo, mecanizar movimientos para que no existan improvisaciones en la gran mayoría de las jugadas. De esta forma los jugadores tendrán claro lo que tienen que hacer y en situaciones de presión máxima reaccionarán de memoria. Todos los equipos o selecciones que obtienen resultados es por medio del trabajo, que se note la mano del DT y haga mejores a sus jugadores. Además es importante que la capacidad de reacción y de autocritica, hoy no la vimos.
Ahora se viene Perú, Markarían debe tener clara la película. Si no hay reacción, los peruanos evidenciarán profundamente las falencias de nuestra selección y posiblemente se lleven el triunfo.
Escribiendo la columna me acordé de la película de Will Ferrell, Semi-Pro, una comedia. Lo de hoy tiene el mismo título pero diferente género, un drama. Los peores miedos se hicieron realidad, esperemos que exista capacidad de reacción por parte del DT. Lo bueno, quedan muchos partidos por delante.