lunes, 23 de febrero de 2009

Un Colo-Colo sin identidad

El miércoles pasado presencie en vivo la debacle de Colo-Colo en la Copa Libertadores. Al escuchar la formación sentí el temor de Barticciotto o para ser más diplomático el respeto por el equipo brasileño.

Me gustaría aclarar que Barticciotto fue mi único ídolo futbolístico que tuve en mi vida, así que todo lo que escribiré sobre Colo-Colo me da una gran pena.

Volviendo al partido de Colo-Colo versus Sport Recife, Barticciotto alineo en el mediocampo a Millar, Meléndez y Sanhueza lo que demuestra que es un DT especulativo y timorato. Si ha esto le sumamos que jugó Gonzalo Jara de lateral derecho ( Central o libero por naturaleza), encontramos a un equipo que solo atacaba por la izquierda y sin poder hacer cambios de frente hacia la derecha, por la nula subida de Jara.

En la tribuna toda la gente se sulfuraba con Macnelly Torres que no podía tomar el control del juego y le reprochaban la falta de ganas para recuperar la pelota. Torres no podía controlar el juego, ya que al tener el balón no tenía a quién entregarlo debido a la nula movilidad de sus compañeros. Las faltas de ganas de Torres son reprochables y en el segundo tiempo se noto que un reto le llegó porque hasta al piso se tiró.

Parte el segundo tiempo y Barticciotto se atreve a realizar un cambio de jugador y esquema, bueno no le quedaba otra ya Colo-Colo perdía 2-0. Carranza, quién fue el que ingreso, le aportó dinámica y ganas a un Colo-Colo que estaba dormido. Con solo este pequeño cambio Colo-Colo dominó el segundo tiempo, pero fue demasiado tarde. Resultado final: 2-1 en contra.


Pasando al campeonato nacional, Colo-Colo perdió contra Audax Italiano demostrando nuevamente las falta de ideas de Barticciotto. Al ser expulsado Figueroa, el DT optó por hacer ingresar a Opazo cambio lógico para recuperar el ataque por la banda derecha. Para mi asombro reemplazó a Macnelly Torres y no a un central para formar una línea de 4 con Opazo-Mena-Cabrera o Riquelme- Salcedo. Colo-Colo terminó perdiendo igual contra un equipo chico que solo cuenta con Fabián Orellana como jugador desequilibrante.

Colo-Colo tiene que atacar en todas las canchas, pero lamentablemente todo lo realizado por Claudio Borghi se fue al tacho de la basura.


Un video de un Colo-Colo con identidad.