domingo, 28 de diciembre de 2008

Simulación

En el medio deportivo se afirma que en el fútbol profesional cada vez es más frecuente ver por parte de los futbolistas la simulación de las faltas. Puede ser que en este último tiempo se hayan simulado faltas que fueron de gran trascendencia para el resultado del partido, como por ejemplo que un árbitro pite un penal.

La llamada simulación siempre ha existido en el fútbol, hay jugadores que piensan en engañar al árbitro para lograr el cobro de una falta como otros que nunca se le pasa por la cabeza tirarse al suelo.

En el fútbol chileno hay ejemplos que hacen ver que la simulación no es algo nuevo. El primer ejemplo que se me viene a la cabeza es el de Marcelo Vega. Su táctica de simulación era dejar la pierna estirada de forma que ésta se enganchara con las piernas del rival, el contacto siempre lo producía el “Tobi”. Otro ejemplo que no hay que dejar de mencionar es el “piscinazo” de Francisco “Murci” Rojas en el Mundial de Francia 1998, Chile jugaba contra Camerún y el Murci no haya nada más inteligente que tirarse en el área rival. El árbitro lo amonestó, con lo cual no pudo disputar el encuentro por los octavos de final contra Brasil por acumulación de tarjetas amarillas.

En el fútbol internacional hace algunas semanas ocurrió una simulación grosera. El mediocampista Emerson Acuña del Junior de Barranquilla literalmente se tiró un piscinazo, lo grotesco de la situación es que no se encontraba ningún rival cerca del jugador. Lo patético de la situación es que el árbitro cobró penal, el jugador fue sancionado de oficio por el comité de disciplina del fútbol colombiano.